Antes de la crisis de la COVID19 casi 600.000 familias carecían de ingresos en España ,un 26% de la población vivía en riesgo de pobreza y exclusión social y la pobreza severa afectaba a más de 2,5 millones de personas (menos de 370 € al mes).

En Castilla-La Mancha, según el último informe Arope, el 33,5 % de la población de Castilla-La Mancha estaba en riesgo de pobreza y/o exclusión social en el año 2018 (unas 678.000 personas residentes en Castilla-La Mancha).

Esta realidad se ha visto notablemente afectada por la COVID-19 que ha generado una crisis sanitaria y social que está teniendo un impacto negativo especialmente en los hogares en riesgo de pobreza y/o exclusión, puesto que cuentan con menos recursos y opciones, especialmente, aquellos hogares con personas dependientes a cargo (niños/as y personas mayores con discapacidad o enfermedad) y/o con ingresos procedentes de prestaciones, empleo precario y en situación de pobreza.

Mª Carmen, Antonio, Oksana y Dani forman parte del Grupo de participación permanente para personas con experiencia en pobreza de EAPN-CLM y aunque cada uno cuenta con circunstancias diferentes, todos coinciden en que la crisis de la Covid-19 mermará notablemente la economía española y la vida de los ciudadanos.

En cuestión de días la covid-19 cambió nuestra vida por completo. Es el caso de Mª Carmen, quien antes de la pandemia acaba de comenzar en su trabajo y su marido contaba con un puesto fijo en la empresa en la que trabajaba. Con el estallido de la pandemia, ella perdió su empleo y su marido quedó inmerso en un ERTE.

Al igual que Mª Carmen, Oksana también se encuentra sin empleo y sin recibir ningún tipo de ayuda económica y su pareja ha pasado igualmente por un ERTE, aunque ya ha podido volver a su puesto de trabajo.

Por su parte, Daniel estaba a punto de comenzar un nuevo empleo de pastor cuando el virus se expandió en nuestro país. Un puesto de trabajo incierto y al que ni si quiera sabe si podrá volver.

Con la incertidumbre todavía en el aire de lo que pasará futuro, Mª Carmen tiene claro que esta crisis sacudirá fuertemente en el empleo, y en su caso personal, considera que si encuentra un puesto nuevo “será con peores condiciones”.

Para paliar con las necesidades económicas y sociales que se están generado, Mª Carmen considera esencial una mayor inversión en servicios sociales y que España “deje de depender tanto del turismo”.

Una medida que también sostiene Daniel, quien remarca que será necesario una inyección económica especialmente para los autónomos, afectados especialmente por esta crisis.

Puedes ver los testimonios al completo en el siguiente vídeo

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad