Brecha digital y generacional; El curso de competencias digitales realizado en Alcolea de Calatrava ha demostrado que, si bien nadie está a salvo de la brecha digital, la edad no es ningún obstáculo para mejorar nuestras capacidades, sobre todo si la actitud acompaña.

Está claro que los prejucios no nos ayudan como sociedad. Muchas veces las personas se encuentran en riesgo de exclusión social por los prejuicios del resto, ya sea por etnia, religión, orientación sexual, color de piel… y otras veces los prejuicios giran en torno a la edad, sobre todo si la unimos a la capacidad tecnológica.

Cuando formamos el grupo de Alcolea de Calatrava lo primero que nos llamó la atención fue la media de edad de las personas participantes, que holgadamente superaba los 60 años, y algunas llegaban a los 80. En nuestra cabeza se realizó la conexión inevitable: “Uf, este grupo va a ser muy difícil. Esperemos que consigan aprender algo”.

Efectivamente, el nivel con el que comenzamos el curso fue desde 0, teniendo que hacer mucho hincapié en el funcionamiento del ratón (clic izquierdo, clic derecho, cuando hagas clic intenta que no se mueva el ratón…) y conceptos que para la gente más joven son básicos y completamente interiorizados. 

La inseguridad de las personas participantes no era sólo real, sino también impuesta, ya que, como sociedad, nos hemos encargado de hacerles ver que el mundo de la tecnología no les corresponde. Y si además la participante era mujer la inseguridad se multiplicaba, claro.

Tras una primera semana difícil y con avances discretos afrontamos la segunda semana con algo de miedo por los resultados que temíamos no conseguir, pero pronto nos dimos cuenta de que la inseguridad iba disminuyendo. A partir de la tercera semana las caras serias y tensas se iban transformando y ya era normal escuchar risas y bromas entre las personas participantes.

El resto del curso, por supuesto, fue sobre ruedas, avanzando sobre el temario propuesto y deteniéndonos un poco más en las aplicaciones que el grupo veía más importantes para su día a día: la Carpeta Ciudadana y las Videollamadas.

 

¿Magia o confianza?

Las razones del cambio de actitud no fue por arte de magia ni porque el equipo de GeoAlternativa tenga poderes (bueno, sí tienen, pero pocos). Esta generación a la que expulsamos del mundo digital de forma sistemática porque “no es para ellos/ellas” ha tenido que superar a lo largo de su vida problemas más graves que aprender a manejar un ordenador portátil y su capacidad de trabajo y esfuerzo ha quedado más que demostrada. Sólo hay que darles un poco más de tiempo para que se ubiquen y pierdan ese primer miedo.

Al finalizar el curso, además del agradecimiento sincero que quizá se eche un poco en falta en las generaciones posteriores, las participantes se sienten mucho más seguras de sí mismas porque ya no tendrán que pedir a los hijos o a los nietos que les hagan trámites por internet o que les preparen una videollamada.

Pero, además, y esto nos resulta muy curioso, se sienten más integradas en la sociedad. La pregunta que nos surge inmediatamente es ¿por qué las personas mayores necesitan integrarse en una sociedad de la que nunca se fueron?

 

Artículo referente al curso realizado por GeoAlternativa en Alcolea de Calatrava (CR) celebrado del 03/11/2022 al 19/01/2023

#CompetenciasDigitalesCLM

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Financiado por la Unión Europea – #NextGenerationEu

Con el apoyo y financiación del Gobierno de Castilla – La Mancha con la Consejería de Bienestar Social CLM.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad