Cuando todos nos da miedo… Miedo a bajarme un programa, miedo a poner mi dirección, miedo a hacerme una foto… esto es lo que me he encontrado en el Curso de Competencias Digitales Básicas que Llanero Solidario, coordinado por la EAPN, ha impartido en la localidad albaceteña de Valdeganga. Es cierto que nuestros alumnos han sido maravillosos y con gran interés por aprender en nuevas tecnologías, pero en el transcurso de las clases siempre nos tropezábamos con el rechazo de algún alumono o alumna a poner algún dato personal, a bajarse tal programa…en definitiva: miedo a lo desconocido

Y es que en los últimos años se habla mucho de privacidad en Internet y del control que tenemos que tener sobre nuestros datos personales. Lo digital nos ha invadido, y no hay día que no tengamos que poner algún dato personal en un formulario. Desde detalles de nuestra vida personal, a datos financieros, se trata de información muy valiosa y que, puede ser atractiva para los cibercriminales. Es normal que ante el aluvión de noticias, nuestros alumnos estén asustados y no quieren compartir ningún dato, por si…

Por qué ese miedo, ¿es infundado o hay razones?

La mayoría de nuestros alumnos tienen miedo a poner cualquier dato, por si roban su información o es utilizada de manera fraudulenta. Así poner su edad en el email: un problema; poner mi domicilio: otro problema; bajarse el Whatsapp en el portátil: otra negativa…

Si bien es cierto es una preocupación no infundada, ya que los ciberdelicuentes crean cada día formas más sofisticadas para robarnos la información personal a través de la web. Por ejemplo, y como vemos en el último módulo del curso, el phishing es una de las técnicas más comunes. Según recoge la Wikipedia, se trata de un conjunto de técnicas que persiguen el engaño a una víctima ganándose su confianza haciéndose pasar por una persona, empresa o servicio de confianza (suplantación de identidad de tercero de confianza), para manipularla y hacer que realice acciones que no debería realizar (por ejemplo, revelar información confidencial o hacer click en un enlace).

¿Como no tener miedo, si pueden acceder a ti, a través de tus amigos, tu círculo de confianza?

Además el hecho de que muchas empresas recopilen y almacenen datos de usuarias, a través de las temidas e incómodas ¨cookies¨ (uno de los temas hablados en clase que más interés les provoca), también hace que nuestros alumnos se sientan inseguros acerca de compartir cualquier tipo de información.

Consecuencias de este miedo a todo

La principal consecuencia del miedo a compartir datos en Internet es que muchos alumnos optan por no utilizar ningún servicio on line por temor a que su información personal pueda ser robada. Pascuala, por ejemplo, una de nuestras alumnas en Valdeganga, no quiso solicitar el código PIN de ninguna manera, porque ella explicaba como primera razón su edad (Yo ya soy muy mayor) y como segunda el no querer dar datos a las administraciones. A pesar, de que le expusimos las ventajas de tener acceso a ellas y que sus datos ya los tenían, no hubo manera. Del mismo modo Ezequiel no consintió a acceder al whatsapp web en el portátil, aunque le informamos que luego cerraría su sesión sin problema, no quiso.

Este miedo a todo, limita su participación, ya no solo en algunas clases, sino en la sociedad, y por ende en la economía digital, ya que no podrán disfrutar de los beneficios que muchos servicios tecnológicos nos brindan. Además, al no compartir  datos, cada vez es más difícil para las empresas personalizar sus servicios y productos. Como resultado, el desarrollo de tecnologías y servicios digitales puede verse obstaculizado y con ello su brecha digital cada vez es mayor.

Soluciones a vencer el miedo

Afortunadamente, hay medidas que se pueden tomar para reducir el miedo a compartir datos on line. En primer lugar es importante que las compañías al recopilar datos tomen medidas para mejorar su privacidad y seguridad de la información que les facilitemos. Lo que podría ser encriptar datos y garantizar que exista una claúsula u obligación de que sólo se utilicen para los fines por las que lo he cedido. Además las empresas tienen la obligación de divulgar claramente sus políticas de privacidad y obtener nuestros consentimiento antes de recopilar cualquier dato. Se ha avanzado mucho, pero la información debería ser más clara y fácil.

Por otro lado, nosotros, como usuarios, y así lo hemos visto en nuestra clase, debemos tomar medidas para protegernos. Esto incluye mantener nuestros dispositivos actualizados con las últimas versiones de seguridad, usar contraseñas seguras y únicas…

En conclusión, compartir nuestros datos en internet es esencial, en muchos casos para aprovechar al máximo esta sociedad cada vez mas digital en la que vivimos. Para reducir este miedo que bloquea la brecha, es importante que tanto empresas, administraciones como usuarios adoptemos medidas de seguridad y privacidad y que la legislación apoye todo esto.

Es la única forma de aprovechar las ventajas que nos brinda esta era digital o morirá de éxito.

Artículo referente al curso realizado por Llanero Solidario en Valdeganga (AB) celebrado del 13/03/2023 al 29/03/2023

#CompetenciasDigitalesCLM

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Financiado por la Unión Europea – #NextGenerationEu

Con el apoyo y financiación del Gobierno de Castilla – La Mancha con la Consejería de Bienestar Social CLM.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad