La brecha digital en las comunidades rurales es un problema que afecta a todo el país. En el caso de la zona de Iniesta, esta brecha se manifiesta de diversas maneras y tiene un impacto significativo en la vida diaria de las personas.

Uno de los mayores desafíos que enfrentan las zonas rurales es la falta de infraestructura tecnológica. Muchas áreas rurales no tienen acceso de alta velocidad, lo que limita su capacidad para acceder a servicios en línea y realizar tareas como buscar trabajo, realizar transacciones bancarias o simplemente comunicarse con amigos y familiares.

En la zona de Iniesta, por ejemplo, el acceso a internet de alta velocidad es limitado en muchas áreas rurales, lo que dificulta el acceso a servicios en línea y la realización de transacciones comerciales. Además, la falta de recursos para apaliar esta situación recrudece aun mas sin cabe estas situaciones.

La brecha digital también tiene un impacto en la educación. Muchos colegios rurales no tienen los recursos tecnológicos suficientes, lo que significa que los estudiantes no tienen acceso a las mismas oportunidades educativas que los estudiantes urbanos. Esto tiene un impacto negativo en el futuro de los estudiantes, ya que las herramientas son cada vez más importantes en el mercado laboral y sencillamente para la vida cotidiana.

En las zonas deprimidas, muchos alumnos tienen dificultades para acceder a la tecnología y las herramientas educativas en línea, lo que puede afectar significativamente en su vida profesional en un futuro.

Otro desafío importante que enfrentan estas zonas tan deprimidas es la falta de habilidades digitales adecuadas. Muchas personas en estas comunidades no están familiarizadas con las herramientas y tecnologías digitales, lo que limita su capacidad para aprovechar al máximo las oportunidades en línea.

La brecha digital en la brecha intergeneracional 

Por ejemplo, muchas personas mayores pueden tener dificultades para acceder y utilizar las tecnologías digitales, lo que limita su capacidad para realizar tareas cotidianas y participar en la economía digital.

Por último, la menor densidad de población en las zonas rurales puede dificultar la prestación de servicios en línea. Las empresas y los proveedores de servicios a menudo se centran en las áreas urbanas donde hay una mayor densidad de población, lo que significa que las personas que viven en zonas rurales pueden tener menos acceso a servicios en línea y oportunidades económicas.

A pesar de los desafíos que enfrentan las zonas rurales en términos de acceso y habilidades digitales, hay una serie de soluciones que pueden ayudar a reducir la brecha digital en estas comunidades. Una de las soluciones más importantes es la mejora de la infraestructura tecnológica, incluyendo la expansión de la banda ancha de alta velocidad y la mejora de la cobertura de la señal de telefonía móvil. Esto puede mejorar significativamente el acceso a servicios en línea y mejorar la calidad de vida de las personas en las zonas rurales.

 Programas de capacitación digital 

Otra solución importante es la implementación de programas de capacitación digital, como los que se están desarrollando actualmente. Estos programas pueden enseñar a las personas habilidades digitales básicas, como el uso de internet, el correo electrónico y las redes sociales, así como habilidades más avanzadas, como la programación y el diseño web. Esto puede ayudar a las personas a aprovechar al máximo las oportunidades en línea y mejorar su empleabilidad en el mercado laboral.

No me quisiera olvidar en estas líneas que las zonas rurales tienen otras cosas maravillosas de gran riqueza paisajística y monumental, los pueblos de la zona se corresponden en la mayoría de los casos a la fisonomía típica de población manchega: conjuntos de casas agrupadas en torno a la plaza y a la iglesia del pueblo.

La vivienda tradicional es de tapial (barro prensado) y se componía alrededor de un patio central al que daban todas las dependencias de la casa, y el acceso a las dependencias de los animales. En la primera planta estaba situada el almacén, llamado por estos pueblos cámara, en donde se guardaban los productos del campo.

La brecha digital

Las gentes de estos pueblos son tranquilos, acostumbrados a llevar bastante vida social por lo que tienen un carácter abierto y alegre que inunda todas las festividades que se celebran durante el año, en especial los días de las fiestas patronales.

La base económica de todos estos pueblos sigue siendo hoy en día el sector primario, es decir, la agricultura y la ganadería. En la agricultura coexisten tanto el cultivo de secano (cereal, vid, girasol, etc.) junto con el regadío en el que se cultiva todo tipo de producto hortícola como el tomate, la cebolla, la patata, el maíz, etc. Con el tiempo se han ido introduciendo otros cultivos como el champiñón. En ganadería son el porcino y el ovino los dos más importantes.

Artículo referente al curso realizado por ASIEM en Iniesta  (CU) celebrado entre el 16/08/2023 al 05/09/2023

#CompetenciasDigitalesCLM

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Financiado por la Unión Europea – #NextGenerationEu

Con el apoyo y financiación del Gobierno de Castilla – La Mancha con la Consejería de Bienestar Social CLM

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad