Es importante conocer los peligros y riesgos a que nos enfrentamos cuando comenzamos a utilizar herramientas digitales y cómo podemos protegernos

En el mismo momento en el que, por ejemplo, empezamos a utilizar un teléfono móvil, nos hacemos una cuenta en alguna red social (Facebook, Instagram, Twitter, Tiktok…), o nos creamos un correo electrónico, comenzamos a tener lo que se llama “vida digital”.

En ese instante nuestra persona se desdobla en dos: pasamos a ser un “yo real” y un “yo virtual”.

En nuestro día a día tenemos cuidado con que no le pase nada a nuestro “yo real”. Miramos a ambos lados de la carretera cuando vamos a cruzar una calle, nos agarramos a la barandilla al subir y bajar las escaleras, llevamos el dinero al banco para que no nos roben en casa, etc.

Pues en nuestra vida digital también es conveniente cuidar de nuestro “yo virtual” para que no sufra ningún daño, ya que esto puede repercutir en el “yo real”. Por ejemplo, si nos hackean nuestra cuenta del banco en el móvil, nos pueden robar todo el dinero, si alguien con malas intenciones ve en una foto de nuestro perfil en una red social el cole al que va nuestro hijo, y datos personales de la familia, puede raptarlo con facilidad.

En el mismo momento en el que, por ejemplo, empezamos a utilizar un teléfono móvil, nos hacemos una cuenta en alguna red social (Facebook, Instagram, Twitter, Tiktok…), o nos creamos un correo electrónico, comenzamos a tener lo que se llama “vida digital”.

En ese instante nuestra persona se desdobla en dos: pasamos a ser un “yo real” y un “yo virtual”.

En nuestro día a día tenemos cuidado con que no le pase nada a nuestro “yo real”. Miramos a ambos lados de la carretera cuando vamos a cruzar una calle, nos agarramos a la barandilla al subir y bajar las escaleras, llevamos el dinero al banco para que no nos roben en casa, etc.

Pues en nuestra vida digital también es conveniente cuidar de nuestro “yo virtual” para que no sufra ningún daño, ya que esto puede repercutir en el “yo real”. Por ejemplo, si nos hackean nuestra cuenta del banco en el móvil, nos pueden robar todo el dinero, si alguien con malas intenciones ve en una foto de nuestro perfil en una red social el cole al que va nuestro hijo, y datos personales de la familia, puede raptarlo con facilidad.

Pues en nuestra vida virtual el manojo de llaves es la colección de contraseñas que hemos ido creando y nos permiten acceder a nuestro correo electrónico, nuestra cuenta bancaria, nuestro perfil en Facebook, la cuenta de Amazon, etc.

Como no queremos que nadie acceda sin nuestro permiso al contenido de nuestro email, banco… no debemos tener la misma contraseña para todo, y éstas deben tener un nivel alto de seguridad.

¿Cómo podemos conseguir ese nivel? Evitando utilizar datos personales que pueda conocer con facilidad cualquier persona (fecha de nacimiento, nombre de uno de los hijos o de la mascota…). Se recomienda que esté formada por una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, números y signos ortográficos.

Como comentábamos al inicio del artículo, en ambas vidas, la real y la digital, debemos ser prudentes y tomar medidas para evitar sufrir algún daño.

Artículo referente al curso realizado por Ejerciendo la Ciudadanía en la localidad de Yuncos (Toledo) celebrado del 12/12/2022 al 30/12/2022.

 

#CompetenciasDigitalesCLM

Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Financiado por la Unión Europea – #NextGenerationEu

Con el apoyo y financiación del Gobierno de Castilla – La Mancha con la Consejería de Bienestar Social CLM.

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad